Un icono en la Ribera del Duero

Hace unos días salió a la venta el vino Triennia de la nueva cosecha. Un exquisito tinto de la variedad 100 % tempranillo y que reposa durante 14 meses en barrica de roble francés. Con motivo de ello hemos visitado el lugar donde se ha concebido este excelente caldo, las bodegas Portia del grupo Faustino.

Entre viñedos jóvenes y de manera soberbia e integrada en el paisaje, se alza las bodegas Portia. Una belleza arquitectónica se levanta de manera magistral en la Ribera del Duero. Aunque ya estuvimos hace unos años, siempre es un placer visitar este complejo diseñada por el arquitecto británico Sir Norman Foster. En la que su mayor éxito radica en su funcionalidad. Para ello han optimizado todos sus procesos en un edificio en forma de estrella cuyos tres brazos corresponden a las distintas zonas de elaboración, fermentación y crianza del vino. El propio arquitecto lo define como “el corazón de una flor con tres pétalos”.

Nos sumergimos en su edificacion para conocer de primera mano el proceso de elaboración del vino y seguir el recorrido que hacen las uvas desde que llegan a la bodega hasta su transformación en una botella de vino. Terminando la visita de la mejor de las maneras… con una cata de varios vinos de la bodega, incluido el último Triennia.

Portia

Portia

Pese a que allí todo es digno de admirar, quedamos fascinados en la sala donde reposan las botellas. Los paneles en las que descansan las mismas -evocan las paredes de una soberbia y distinguida catedral- han sido diseñados por el propio Norman Foster.

Durante la visita averiguamos el origen del nombre de Portia. Esta bodega es la séptima bodega del grupo Faustino, y su nombre viene de la séptima luna (Porcia) del séptimo planeta de nuestro sistema solar, Urano.

Después de deleitarse en la bodega tuvimos el placer de comer en el Triennia Gastrobar. Un espacio que fusiona arquitectura, enología y gastronomía creando así una experiencia única. Disfrutamos de una cocina que fusiona vanguardia y tradición, donde pudimos degustar la típica y mediática morcilla de Burgos, así como de un tierno y rico lechal. Destacar su tarta de manzana rota… una exquisitez.

Como no podía ser de otra manera, abandonamos la bodega con una botella de Triennia bajo el brazo.

Podéis encontrar más información en: www.bodegasportia.com/es/.

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Deja un comentario

Síguenos en Instagram!