Una escapada de fin de semana

Con el buen tiempo de estos últimos días de verano apetece hacer una escapada de fin de semana. Por ello, aprovechamos para conocer la ciudad de las tres culturas, donde sefardíes, mudéjares y cristianos dejaron su huella. Conservando su belleza franqueada por sus murallas, Toledo no tiene semejantes, siendo vestigio de un rico pasado.

Voy a comentar unos cuantos monumentos y lugares “imprescindibles” que sirven de ayuda para planificar el viaje:

 

Murallas y puertas

Toledo conserva de manera magistral sus murallas y sus puertas de acceso a la ciudad. Empezamos por la puerta monumental de Bisagra, considerada una de las principales de acceso. Se dice que es de origen musulmán, y su nombre deriva de la palabra árabe Bab Shagra, que significa “puerta de la Sagra”. Fue reconstruida bajo los reinados de Carlos V y Felipe II.

Mi preferida es la puerta del Sol, de estilo mudéjar con gran influencia nazarí. Se trata de un pórtico de carácter conmemorativo y fechado en el último cuarto del siglo XIV. Junto a esta, se halla la puerta de Bab al-Mardum (o puerta de Valmardón) de dimensiones más pequeñas pero posiblemente sea la puerta más antigua de la ciudad, construida en el siglo X y daba acceso a la medina islámica toledana.

Otra puerta destacada es la de Alcántara, ubicada junto al río Tajo en la muralla oriental. Es de origen árabe y reconstruida en época cristiana. La puerta del Cambrón -también denominada “puerta de los Judíos”- está situada cerca de la judería y es de planta cuadrada formando un patio interior.

Puerta del Sol

Puerta del Sol

 

Catedral de Toledo

La Catedral de Santa María de Toledo-también conocida con el título de Catedral Primada de España- es un templo católico de estilo gótico. De gran belleza tanto en su exterior con sus ricos pórticos, como en su interior con su elaborada arquitectura, sus numerosas capillas y su majestuoso retablo del altar Mayor.

Cuando entras en la Sacristía de la Catedral, la mirada se centra en la magistral obra de El Greco El Expolio de Cristo, que cuelga como retablo del altar de fondo. Del mismo autor encontramos un Apostolado completo. Además encontramos obras de los artistas Francisco de Goya, Anton van Dyck, Diego Velázquez, Luis de Morales, Pedro de Orrente, entre otros. Por lo que, esta sacristía se muestra como una pinacoteca de gran valor.

El claustro de grandes dimensiones nos invita a dar un relajado paseo observando sus pinturas al fresco con escenas de los santos Eugenio, Casilda y Eladio, hasta llegar a la capilla de San Blas.

Puerta del Perdón de la Catedral Primada

Puerta del Perdón de la Catedral Primada

 

El Expolio de Cristo de El Greco en la sacristía

El Expolio de Cristo de El Greco en la sacristía

Iglesias y monasterios

Toda la ciudad está repleta de iglesias y monasterios, destacando la simbiosis que esconde su arquitectura entremezclando diferentes estilos como el sefardí, mudéjar, visigodo, gótico, barroco, entre otros. Si el tiempo en la ciudad está limitado es aconsejable hacer una preselección de los lugares que se quieren visitar. Mi recomendación es la siguiente:

La iglesia de Santo Tomé: este templo fue creado después de la reconquista de la ciudad en el siglo XII. Y fue reconstruido a comienzos del siglo XIV bajo el patronazgo del noble Don Gonzalo Ruiz de Toledo, Señor de Orgaz. De este modo tenía el honor de ser enterrado en la iglesia. En 1583 se decide encargar un lienzo que presida su capilla, y para ello se hizo el encargo al mejor pintor de la ciudad, El Greco. Dejando plasmado una de sus obras más celebres: El entierro del señor de Orgaz.

Iglesia de los Jesuitas: es el ejemplo único del barroco en Toledo con unas vistas inolvidables de la ciudad. El templo, de enormes dimensiones es fiel exponente de la espiritualidad contrarreformista. Fiel a la arquitectura barroca, la luz se concentra en los lugares de exaltación eucarística.

Antigua mezquita Cristo de la Luz: Situada junto a la puerta de Bab al-AMardum del recinto amurallado es una clara muestra de la arquitectura mudéjar siendo un ejemplo del arte de Al-Ándalus. Fue mezquita en la época califal y dos siglos después fue transformada en iglesia. Desde su patio se tienen unas vistas privilegiadas a la puerta del Sol.

Antigua sinagoga Santa María la Blanca: La antigua sinagoga Mayor de Toledo, fue convertida en iglesia un siglo después de la expulsión de los judíos, en plena época renacentista, creando tres capillas cubiertas con bóvedas aveneradas. El edifico tiene una excelente simbiosis de técnicas del arte almohade. De la antigua sinagoga sólo queda alguna cenefa con la estrella de David esculpida.

Antigua sinagoga Santa María la Blanca

Antigua sinagoga Santa María la Blanca

Iglesia del Salvador: es una de las iglesias medievales con más restos procedentes de edificios tardorromanos y visigodos. En el siglo IX fue una mezquita, y a principios del siglo XII se convierte en iglesia bajo la advocación de El Salvador. En su interior podemos disfrutar de su arquería de herradura frente a las ruinas del periodo visigodo.

Monasterio San Juan de los Reyes: fue mandado construir por los Reyes Católicos en reconocimiento por la victoria en la batalla de Toro en 1476. Es de estilo gótico, de tipo hispano-flamenco, con aires llegados de Flandes. Su claustro acoge un jardín síntesis del paraíso terrenal poblado de especies que evocan el jardín del Edén.

Real Colegio Doncellas Nobles: fundado por el Cardenal Silíceo en el año 1551 para acoger a jóvenes de pocos recursos. Desde hace poco ha sido abierto al público y es un lugar que no se puede pasar por alto.

Estos siete emblemáticos monumentos se pueden visitar con la pulsera turística por sólo 9 €. Además con esta pulsera se puede volver a visitar los 7 monumentos cuantas veces se quiera, ya que no caduca y es reutilizable. Se puede adquirir en cualquiera de estos sitios.

Otra visita que no nos podemos perder es el Museo Greco (antigua Casa Museo) situado en una antigua casa del siglo XVI en la Judería Toledana. Se encuentra frente, donde se supone, vivió el pintor. Esta casa restaurada a principios del siglo XX representa una vivienda de la época de El Greco y expone obras destacadas del artista como un Apostolado y Vista y plano de Toledo. Esta última es una exquisitez, ya que, se trata de los pocos cuadros de paisajes que pinto el artista.

Al lado mismo del museo se encuentra la Sinagoga del Tránsito de estilo mudéjar. Hay que detenerse un tiempo para admirar su muro del Hejal del siglo XIV. En la galería de las mujeres hay una exposición que invita a conocer costumbres de la cultura judía. Recordar que los sábados por la tarde el museo del Greco como la sinagoga del Tránsito son gratuitas.

Desde este museo se puede visitar el resto de la judería, siendo uno de los vestigios sefardíes más importantes que existen.

 

Alcázar de Toledo

El Alcázar se muestra Imponente sobre la ciudad de Toledo. Alberga el museo del ejército, el cual hace un recorrido de la historia de

España desde el reinado de los Reyes Católicos hasta la actualidad, siempre desde la perspectiva del ejército. Alberga numerosas pinturas y objetos, como esculturas, armaduras, armamento, documentos originales, fotografías históricas, maquetas, dibujos y grabados, entre otros. Me llamo la atención el coche de caballos en el que el Capitán General Prim y Prats sufrió el atentado en la calle del Turco de Madrid y que acabaría con su vida en el año 1870. Se ven claramente los disparos en el carruaje.

La Capilla Imperial se encuentra entre la primera y segunda planta, siendo un espacio singular en el que se exponen obras significativas entre las que destacan algunas joyas del museo como la Tienda de Carlos V.

Después de la reforma realizada en el año 2010, han conservado el despacho de Moscardó. Siendo la única estancia que se conserva tal y como estaba el 28 de septiembre de 1936.

Antes de dejar la ciudad hay que fotografiar la ciudad desde los diversos miradores que hay a la otra orilla del río, y que se puede acceder en coche o con un largo pero entretenido paseo.

 

 

 

 

Mis notas gastro

Estas propuestas combinan la experiencia gastronómica con la originalidad de sus locales y su aire casual. Además son asequibles para todos los bolsillos. Todos  se encuentran en el centro histórico de la ciudad y cerca de los principales monumentos:

           La Abadía: este singular restaurante está ubicado en una antigua casa de oficios del siglo XVI. El comedor se encuentra en su planta inferior a través de aljibes y cuevas. En las cartas es habitual encontrarse una selección de tapas para compartir por un precio económico. En la Abadía recomiendo la selección “Todo Tapas” en la que sirven para compartir: ensalada de perdiz escabechada, croquetas de jamón y pollo, pate de caza, carcamusas toledanas –un guiso típico de ternera con tomate-, champiñones rellenos y milhojas de salmón caramelizada. Y como plato principal apostamos por el gratinado deciervo con boniato y boletus. La mejor manera de acompañar la comida es con su cerveza artesanal elaborada exclusivamente para ellos. Toda una exquisitez de la Abadía. Dirección: plaza de San Nicolás, 3.

Selección de "Todo Tapas" en la Abadía

Selección de “Todo Tapas” en la Abadía

           Almacén Nuevo: en pleno centro de la ciudad encontramos este gastrobar en el que poder degustar sus exquisitos platos. Especialistas en combinar cocina de mercado, platos típicos locales con aires asiáticos. Imprescindibles su rollito de pato confitado con col roja y blanca y salsa tailandesa, ensalada de pollo con crujiente de nachos, bacón y queso cheddar, ceviche de salmón, pulpo y gambas, y su mollete de ciervo con queso idiazábal y asadillo de pimientos –todo una combinación increíble de sabores- para finalizar con su torrija de Donuts Nuevo Almacén. Dirección: calle Nueva, 7.

Ceviche de salmón, pulpo y gambas en el Nuevo Almacén

Ceviche de salmón, pulpo y gambas en el Nuevo Almacén

           Alfileritos 24: aquí tenemos la opción de comer de carta en su restaurante o de tapeo en su taberna. Nosotros probamos esta última opción y lo acertamos. Al igual que en otros sitios, aquí también tenemos la opción de hacerun combinado de varios platos –denominado Pica Pica- compuesto por tomate Kumato con mozarela y vinagreta de albahaca, croquetas cremosas de boletus, patatas asadas con mojo y allíolí, y ciervo a la plancha con salsa de setas. Y como principal la tosta de ciervo con manzana y vinagre de Módena, para terminar felizmente con un coulant de chocolate con frutos rojos. Dirección: calle Alfileritos, 24.

           – Se dice que las carcamusas fueron inventadas por el propietario del Bar Ludeña (plaza de la Magdalena, 10). El bar era frecuentado por clientes de edad avanzada, llamados “los carcas”, y por algunas jóvenes que ellos consideraban “musas”; como el guiso era del gusto de ambas clientelas, en su honor se les llamó “carca-musas”.

Un lugar increíble donde pasar un fin de semana en familia o con amigos.

 

 

 

 

 

 

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Deja un comentario

Síguenos en Instagram!