Llego uno de nuestros post preferidos… toca hablar de Jordania. Visitamos este extraordinario y asombroso país hace un tiempo. ¡El cual nos sorprendió!

Es bien conocido que el principal atractivo de este país es la ciudad de Petra, pero no es el único. Es recomendable hacer un tour de varios días para sumergirse en este país y dejarse llevar por su cultura y su gente. Hicimos recorrido de 9 días de duración, en los cuales visitamos Amán, Jerash, Petra, el mar Rojo, el desierto de Wadi Rum, Madaba y finalizamos en el Mar Muerto.

¡Es un país que no deja indiferente a sus visitantes!

Jerash

Está considerada la ciudad romana mejor conservada fuera de Italia. En su momento fue una de las 10 ciudades más importantes del Imperio Romano. Pero luego ha estado oculta bajo la arena durante siglos, hasta que en 1806 fue redescubierta por el explorador alemán Ulrich Jasper Seetzen. En los últimos 70 años se ha llevado una ardua tarea de restauración continuada.

Situada aproximadamente a una hora en coche al norte de Amán, Jerash nos sirve de ejemplo práctico para conocer el urbanismo formal de la época romana: pavimentos y calles franqueadas por columnas, templos dedicados a sus dioses en las colinas, imponentes teatros, plazas donde realizar el mercado diario, baños públicos, un enorme hipódromo con capacidad de 15.000 espectadores, y una ciudad completamente amurallada y con unas espectaculares puertas de acceso.

Avenida de las Columnas con la Puerta Norte al fondo

Avenida de las Columnas con la Puerta Norte al fondo

El Arco de Adriano nos da la bienvenida a este enorme complejo. Rodeando el hipódromo accedemos a la plaza Oval con sus 56 columnas y al Cardo Máximo (avenida de las columnas). Siendo el epicentro de esta ciudad y uno de las mejores lugares de esta ciudad.

La ciudad cuenta con dos grandes teatros. El teatro sur tiene una capacidad para 3.000 personas, y en la actualidad alberga de manera esporádica conciertos. Ya que posee una excelente acústica.

Durante la visita hay muy pocos lugares para cobijarse del sol, por lo que es recomendable llevar gorra y una botella de agua. Este lugar abre a las 7:30 horas de la mañana, por lo que se puede hacer la visita temprano y huir de las horas de más calor.

Puerta de Adriano, Jerash

Puerta de Adriano, Jerash

Cardo Máximo o avenida de las Columnas

Cardo Máximo o avenida de las Columnas

Petra

Considerada una de las maravillas de la civilización es el gran reclamo turístico de Jordania. Este bello y magnífico emplazamiento desafía las leyes de la arquitectura. No se trata de una ciudad construida con piedra, sino que está excavada y esculpida en ella.

Este enclavamiento arqueológico es la capital del antiguo reino de los Nabateos (del siglo IV a. C. al siglo I d.C.). Su máximo esplendor durante más de 5 siglos se debe a que fue lugar de paso obligatorio para las rutas comerciales de la época. Luego estuvo en el olvido hasta el año 1813 cuando fue redescubierta por el suizo Jean Louis Burckhardt. En la actualidad, la ciudad de Petra es Patrimonio Mundial de la Unesco desde el año 1985.

Fachada de "El Tesoro" (Al Khazneh), el edificio más conocido de Petra

Fachada de «El Tesoro» (Al Khazneh), el edificio más conocido de Petra

El acceso a ella es de por si atractivo. Se realiza a pie por un estrecho y serpenteante desfiladero (el Siq) a lo largo de más de un kilómetro para encontrarse en el edificio más espectacular de Petra, El Tesoro (Al Khazneh). Este pórtico fue inmortalizado en la gran pantalla en Indiana Jones y la última cruzada. Realmente corresponde a la fachada de una tumba real y es la antesala de la ciudad que los nabateos tallaron y esculpieron hace más de 2.000 años.

A medida que nos adentramos en esta ciudad, sus tonos rojizos y ocres nos van cautivando… y poco a poco se va abriendo ante nosotros toda la suntuosidad de la ciudad de Petra. El desfiladero de acceso se va ensanchando cada vez más; y atravesamos diversas zonas con terrazas de fachadas de tumbas -entre las que destaca la tumba de Uneishu- y el teatro, hasta llegar al Ninfeo y la avenida de las Columnas. Este lugar es el epicentro de la ciudad, y desde aquí se tienen unas excelentes vistas a toda Petra y a las grandes fachadas de las denominadas tumbas Reales.

Dentro de Petra se puede realizar un trekking de aproximadamente una hora para visitar el Monasterio (Al-Dayr). Es uno de los edificios más grandes de Petra y de los mejores conservados, teniendo la peculiaridad que está enclavado en el alto de estas montañas. También se puede acceder al Monasterio alquilando un burro.

Calle de las fachadas de tumbas, Petra

Calle de las fachadas de tumbas, Petra

Dentro de la ciudad de Petra está el restaurante Basin de tipo bufet. Por lo que, no es necesario salir de Petra para comer.

Para visitar esta maravilla de la civilización se necesitan por lo menos dos días. Así se aprovecha para hacer la visita nocturna al Siq y al Tesoro, que se iluminan por velas. ¡Es todo una vivencia!

Para alojarse recomiendo el hotel Movenpick Resort de Petra. Es uno de los mejores hoteles en Wadi Musa y ubicado en la misma entrada a la ciudad de Petra. Dispone de una piscina para relajarse después de un caluroso día en Petra.

Al igual que en Jerash hay que llevar una gorra y una botella de agua, así como algo para comer.

A 15 kilómetros al norte de la entrada de la ciudad de Petra se encuentra lo que se conoce como “la otra Petra” o “la pequeña Petra”. La cual está sin turistas y casi despoblada. De ahí su encanto. En la antigüedad era utilizada por los Nabateos para alojar las caravanas de camellos antes de llegar a Petra. Sirve de preámbulo de la propia Petra y la entrada es gratuita.

Cámara funeraria en la Pequeña Petra

Cámara funeraria en la Pequeña Petra

Madaba y Monte Nebo

Ambos lugares son los sitios bíblicos de Jordania. En Madaba se encuentra la iglesia griego – ortodoxa de San Jorge. En ella se conserva un mosaico de estilo bizantino que representa el mapa antiguo de Tierra Santa. Y en el que se observa la ciudad de Petra y Jerusalén.

En las tiendas aledañas a la iglesia se pueden comprar las conocidas muñecas de estilo «barbie» pero con la peculiaridad de que visten los trajes tradicionales y típicos de oriente medio. Un suvenir de lo más diferente.

Escultura representativa de Moisés

Escultura representativa de Moisés

Por la tarde accedimos al Monte Nebo. Según la Biblia, desde este lugar Moisés divisó la Tierra Prometida. Y tal como Dios predijo a Moisés: «Tú verás (Tierra Prometida) pero no la pisarás». Por lo que, también es el lugar donde se supone que falleció Moisés. En la actualidad este lugar está custodiado por los Franciscanos. Y tiene unas vistas fantásticas sobre el valle del Jordán. Si el día está despejado se puede ver el río Jordán y Jerusalén.

Muñecas vestidas con los trajes típicos de la zona

Muñecas vestidas con los trajes típicos de la zona

Castillos del desierto

Al este de Jordania encontramos unas fortificaciones construidas entre mediados de los siglos VII y VIII, bajo los califas de la dinastía omeya. Aunque tienen la denominación de “castillos”, realmente lo son no lo son. Ya que, sus funciones han sido varias: casas de ricos mercaderes, posadas de hospedaje y castillos.

En un mismo día se pueden visitar los cuatro castillos: QsarKharana, QusairAmra, Qasr Al-Azraq y Qasr Al-Hallabat. Todas estas fortificaciones  se pueden visitar por dentro y por fuera.

El Qsar Al Azraq -traducido como “la fortaleza azul”- es el que más nos llamó la atención. Tanto por el estado de conservación como  por su nombre. En la zona en la que vivimos hubo un caudillo árabe del siglo XIII bajo el nombre de Al-Azraq que capitaneo las Revueltas Árabes en el sur del Reino de Valencia. Además, era conocido como “el de los ojos azules”. ¡Qué casualidad!

Castillo del desierto Qusair Amra

Castillo del desierto Qusair Amra

Mar Muerto

Flotar en este mar es una de las mejores vivencias naturales del mundo. Debido a su alta concentración de sal y sus 415 metros por debajo del «nivel del mar» hace que sea prácticamente imposible nadar en estas aguas. Por lo contrario, se puede vivir una atractiva y agradable experiencia manteniéndose en posición horizontal sin apenas esfuerzo. Además, las aguas de este mar son beneficiosas para el cuidado de la piel.

Oh Beach Dead Sea Club

Oh Beach Dead Sea Club

Además, la experiencia suele ir acompañada por embadurnarse todo el cuerpo con barro que luego se seca al sol, siendo un saludable tratamiento. A lo largo de toda la costa del mar Muerto nos podemos encontrar una serie de complejos de ocio en los que hay restaurantes, piscinas, duchas, spas y, por supuesto, acceso directo al mar. Este tipo de espacios son los más idóneos si queremos pasar una jornada en el mar Muerto. Pagando una entrada tenemos acceso a todo el recinto. Nosotros estuvimos en el Oh Beach Resort.

Oh Beach Dead Sea Club

Oh Beach Dead Sea Club

Cosmética mar Muerto

Las aguas del mar Muerto son ideales para combatir afecciones dermatológicas, así como para mejorar el sistema circulatorio. Además tienen una alta capacidad de hidratación, y efecto exfoliante, limpiador, detox y suavizante de la piel.

Aprovechando sus propiedades y minerales, han aparecido numerosas empresas dedicadas al sector cosmético y de belleza, en el que el agua, las sales, los barros y las plantas del Mar Muerto actúan de acción beneficiosa.

En los aledaños al mar Muerto podemos encontrar numerosas tiendas especializadas en productos cosméticos y spa. Hay una infinidad de marcas con unas cualidades buenísimas. Yo me decante por el barro facial de Fortune, y por la crema facial y corporal de Trinitae.

Desierto Wadi Rum

Siguiendo los pasos de Lawrence de Arabia nos adentramos en el desierto de Wadi Rum. También tiene el apelativo del Valle de la Luna, debido a que el astronauta del Apolo XV James Irwing le dijera al rey Hussein de Jordania que este desierto era lo más parecido que había visto en la tierra que se pudiera parecer a la luna.

Desierto Wadi Rum

Desierto Wadi Rum

La mejor manera de adentrarse en este desierto es hacerlo en un 4X4. Aunque también se puede hacer de manera más relajada en dromedario o en caballo.

Este es el desierto que recorrió el afamado oficial del ejército británico Lawrence de Arabia durante la Revolución Árabe de 1916 – 1918.

Aprovechamos para comer el típico cordero que los beduinos cocinan bajo tierra en Hillawi Camp. Una buena opción del viaje es pasar una noche en este campamento para disfrutar de las estrellas.

Cabe reseñar que Wadi Rum está declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 2011.

Excursión en 4x4 por el desierto Wadi Rum

Excursión en 4×4 por el desierto Wadi Rum

Mar Rojo: Aqaba

Para finalizar el viaje decidimos relajarnos y desconectar unos días en el mar Rojo. Aqaba es la única ciudad del país que está abierta a mar abierto. Además es un punto interesante, ya que, en una franja corta de kilómetros del golfo de Aqaba lindan 4 países: Egipto, Israel, Jordania y Arabia Saudí.

Snorkel en el mar Rojo

Snorkel en el mar Rojo

Nos alojamos en el Grand Swiss Belresort en Tala Bay, al sur de Aqaba. Un complejo con todo tipo de servicios, y con unas piscinas increíbles con acceso directo al mar. Ofrece numerosas actividades acuáticas.

Como bien se sabe, el mar Rojo alberga uno de los paisajes submarinos más llamativos del planeta. Ya en su propia orilla se puede realizar snorkel para avistar inmensidad de fauna marina. Y para los más aventureros, los hoteles organizan excursiones de buceo en mar abierto.

Snorkel en el mar Rojo

Snorkel en el mar Rojo

Para más información podéis consultar la página web oficial de turismo de Jordania.

1 Comment

  1. Fitur 2018 - el Sakapuntas | Planificar mi Viaje

    27 enero, 2018 at 13:56

    […] Podéis encontrar más información de Jordania en este post. […]

    Reply

Deja un comentario

¡Síguenos en Instagram!

Instagram requires authorization to view a user profile. Use autorized account in widget settings