El street art y su encanto

 

Después de visitar grandes urbes como Kuala Lumpur y Singapur , llegó el momento de adentrarse en poblaciones más pequeñas de aire colonial. Y que mejor manera que conociendo la ciudad de George Town, en la isla de Penang, situada al norte de Malasia. En el año 1786, esta localidad fue la primera colonia británica del sudeste asiático, y en la actualidad todavía se puede observar vestigios de aquella época.

Aunque la primera impresión al llegar es el de una ciudad vacacional con grandes hoteles, esconde un centro histórico único y característico del sudeste asiático; y al que hay que sumarle una de las mejores muestras de arte callejero del mundo.

 

En el año 2008, George Town fue nombrada Patrimonio de la Humanidad. Con ello, se empezó a mejorar las infraestructuras de la ciudad, así como a rehabilitar sus edificios históricos. Además, se fueron arreglando las fachadas de comercios y viviendas del casco urbano. Pero fue un proyecto novedoso y singular el que iba a cambiar la hoja de ruta de la ciudad en lo que a atracciones turísticas se refiere. Se convocó un concurso para decorar varias zonas de la ciudad con arte urbano – también conocido como street art-.

Realmente era un reto atrevido, ya que, algunos consideran este tipo de arte producto de barrios marginales, algo ilegal o relacionado con el vandalismo. Por ello, este desafío suponía dos retos: uno engalanar la ciudad, y el otro, eliminar perjuicios sobre esta técnica artística. Aportando colorido y expresión a paredes y calles vacías, y dando la oportunidad a muchos artistas de exponer su potencial, creatividad y grandeza fuera de las galerías y museos.

Aunque en toda la ciudad se puede disfrutar de este urbano, la mayoría muestra se encuentra en el centro histórico, en las calles que rodean a lebuh Armenian, lebuh Queen y Beach St.

 

Las obras más destacadas y seguidas por los visitantes son las del lituano Ernest Zacharevic. Quien supo plasmar escenas de la vida cotidiana de Penang. Además todas sus obras cuentan con la peculiaridad y originalidad de contar con objetos reales, como bicicletas o motos.

La diversidad cultural de George Town queda en evidencia en la multitud de sus templos, donde mezquitas, pagodas budistas, mandirams hindús llenan las calles de la ciudad, siendo un atractivo para el visitante. De todos los templos quisiera destacar el mandir hindú Sri Mariamman, situado en lebuh Queen –en pleno Little India- está dominado por una enorme puerta de entrada –gopuram– con 38 esculturas de llamativo colorido representando a soldados, dioses y diosas hindúes y rematado con decoraciones florales. Este templo refleja el rico patrimonio arquitectónico y cultural de la ciudad.

 

Hacerse un masaje

Después de varios días de viaje por Malasia había llegado el momento de recargar pilas con un buen masaje. Para ello, una buena opción es Olundus Health en el 145 de Armenian Street. Un espacio con una decoración cuidada y de reciente apertura que nos invita, por un momento, a sumergirnos en un remanso de paz y relax. Disponen de un amplio abanico de masajes, aunque recomiendo su Thai massage con aceite aromático de lavanda.

 

Kek Lok Si Temple

Aprovechando la visita a la ciudad, es obligatorio conocer el templo budista más grande de Malasia. Fue construido por un inmigrante chino, y representa un punto de referencia de la comunidad chino-malaya. Para ello, se puede coger un autobús de línea (pueden ser los nº 201,203 o 204). La parada está a pie de un mercado, en el que se encuentran numerosos puestos callejeros de comida y varias pastelerías con una repostería increíble. Una vez se accede al templo, una paz y desasosiego invaden todos los rincones. Cabe reseñar la Ban Po Thar, una torre de siete pisos y 30 metros de altura, en la que el diseño de la parte superior es de estilo birmano, el del centro tailandés y el inferior, chino.

 

Comer en sus mercados callejeros

A George Town se le conoce por su amplia y variada gastronomía. Y ello se transmite en sus mercados callejeros, como son el de Chulia Street y Love Lane. Además de los varios Hawkers nocturnos–se trata de un espacio donde se encuentran varios puestos de comida distintos con mesas en el cetro, y se puede elegir la comida del puesto que más te guste- de los muchos que hay en la ciudad.

Mi recomendación es el Hawker Red Garden Café en Lebuh Leith. Este mercado cerrado tiene comida de diferentes tipos de cocina (china, malaya, hindú, vietnamita, thai,…). Hay varios puestos que ofrecen platos de pescado y marisco a unos precios muy atractivos. Además, este lugar esta amenizado por un karaoke o grupos de música local.

Si se prefiere ir a un restaurante, una buena opción gastronómica es el Urban Spice Café. Enclavado en un edificio art decó ofrece una carta que combina la fusión asiática con la cocina internacional, pudiendo encontrar platos típicos locales como pasta. Este local de reciente apertura –principios 2016- es el lugar idóneo con un ambiente agradable para tener una comida informal y relajada con amigos. Dirección: lebuh Acheh, 89 del 10200.- Georgetown.

Espero que disfrutéis con este post!

 

P.D.: Si váis no os podéis perder el masaje en Olundus Health!

 

 

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Deja un comentario

Síguenos en Instagram!

Instagram ha devuelto datos no válidos.