Una de las ciudades que ha crecido literalmente a un ritmo vertiginoso en los últimos años es Dubái. La perla del Golfo Pérsico, como algunas la denominan, se muestra como una urbe cosmopolita de fuertes contrastes, Dubái intenso. Por una parte, la tradición árabe y su arraigada cultura, y por otra, el lujo patente en todos los lugares de la ciudad, la ostentación como máximo exponente.

Antes de llegar a Dubái había escuchado en varias ocasiones que la ciudad se presentaba como un gran «parque de atracciones» para adultos. Después de mi visita entiendo perfectamente estos comentarios. Cuando se transita por sus enormes complejos comerciales y de ocio, se presentan al visitante un sinfín de posibles actividades con las que ocupar el tiempo.

Aunque es una ciudad que se visita en pocos días, es aconsejable hacer un planning con todo aquello que se quiere ver. Algunos de los sitios y atracciones que visitamos -y que no os podéis perder- son éstos:

  • Dubai Marina: Es un distrito atractivo y actual de la ciudad enclavado en un canal artificial directamente del mar y flanqueado por vanguardistas rascacielos que sortean las leyes de la gravedad. Tiene una oferta gastronómica muy amplia; ideal para ir a comer o a cenar. Os recomiendo cenar en el Atelier M del edificio Pier 7, y luego tomar una copa en su azotea, que tiene unas vistas increíbles a toda la Marina.
  • Marina Beach Dubai: Esta zona que está frente a la Marina y con unas vistas sorprendes a las aguas del golfo Pérsico tiene una oferta gastronómica muy amplia. En este lugar se encuentra el Real Madrid Café, que tiene restaurante y tienda.
  • Hacerse la foto con el Burj Al Arab desde Jumeirah Beach!!! Es imprescindible inmortalizar el edificio icónico de Dubái.
  • Subir At The Top, es el mirador del Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo (de momento). Se accede desde el interior del Dubai Mall.
  • Dubai Mall: Es considerado el mall más grande del mundo con más de 1200 tiendas. En su interior también hay un enorme acuario y una pista de patinaje.
  • Visitar Dubái desde el aire: Hay cosas en esta ciudad que sólo se pueden ver desde arriba como son las islas que forman el mapa del mundo o la forma de las palmeras Jumeirah y Jebel Ali, así como una bonita vista de toda la ciudad y de sus edificios más emblemáticos como el Burj Khalifa o el Burj Al Arab. La empresa Festival City ofrece vuelos a diario, pero hay que ir con reserva previa.
  • El museo de Dubái, situado dentro del Al Fahidi Fort en la zona de Bur Dubai y cerca del Dubai Creek. En él se puede ver como vivían las gentes de los emiratos antes del descubrimiento del petróleo en sus tierras. Conocer sus costumbres, sus tradiciones, sus construcciones,… Además recrean un zoco árabe cuidando hasta el último detalle.
  • Zoco del Oro: En este mercado se concentran la mayoría de joyerías de la ciudad. Es llamativo ver sus escaparates donde el oro es el único protagonista. Se encuentra en la zona de Deira y nosotros fuimos desde el museo de Dubái cruzando el Dubai Creek con un abra, embarcación tradicional, y luego caminando y cruzando el zoco de las especias hasta llegar al del oro.
  • Visitar el hotel Atlantis situado en la palmera Jumeirah y comer en uno de sus muchos restaurantes, entre los que puedes encontrar uno de la cadena Nobu o el Bread Street del chef Gordon Ramsay. Para regresar a la ciudad, recomiendo coger el monorraíl que va desde el mismo Atlantis hasta la ciudad, atravesando todo el tronco de la palmera, y en el que hay muy buenas vistas.
  • Souk Madinat Jumeirah: Es un mall recreando un antiguo zoco con tiendas de artesanía local. Tiene una parte cerrada y otra abierta que interesa callejear descubriendo rincones muy agradables así como las vistas a todo este complejo que es como un oasis dentro de la misma ciudad. Es interesante ir a última hora de la tarde, y así luego quedarse a cenar por allí. Tiene varios restaurantes con terrazas y se está muy relajado después de todo un día paseando por la ciudad, y poder contemplar el Burj Al Arab iluminado por la noche.
Dubái

Dubái

  • Alguna tarde alquilar un 4 x 4 con chofer local e ir a hacer el «safari del desierto», que consiste en ir al desierto y cabalgar sobre las dunas. Es una experiencia muy divertida y recomendable.
  • Mall of Emirates: En él se encuentran las firmas de moda más internacionales, aunque este mall es conocido por albergar la pista de skyindoor más grande del mundo.
  • Souk al Bahar: Está frente al Dubai Mall y recrea la típica arquitectura árabe, tanto en su exterior como en su interior. Os recomiendo uno de sus restaurantes con vistas al exterior desde los que se puede ver el espectáculo de Dubai Fountains.
  • Ibn Battuta Mall: Este centro comercial tiene la peculiaridad que está tematizado con lugares del mundo como China, India, Persia, Egipto, Túnez, y para agradable sorpresa nuestra, Andalucía. Siendo el mall tematizado más grande del mundo.

Mi nota gastro: Al tratarse de un lugar único recomiendo ir a cenar al restaurante Armani, situado en el mismo Burj Khalifa y que tiene vistas al espectáculo de las fuentes. Como no puede ser de otra manera, es de comida italiana con un aire vanguardista y creativo.

Para la visita a esta ciudad, con tres días es más que suficiente. Si se va a estar algún día más recomiendo visitar otro emirato, como Sharjah, o Abu Dabi. Yo aconsejo este último. Aunque está a unas dos – tres horas en coche, en un día es más que suficiente para tener una idea de esta ciudad.

¡Dubái nos ha hechizado! Su urbe cosmopolita y moderna se fusiona con sus raíces culturales y sociales haciendo de esta ciudad un lugar único.

Deja un comentario

¡Síguenos en Instagram!

Instagram requires authorization to view a user profile. Use autorized account in widget settings