“A todas aquellas personas que perdieron la vida injustamente durante el Holocausto”

Cuando escuchamos la palabra Auschwitz creo que todos sabemos de qué estamos hablando. De todos los posts que he podido escribir hasta la fecha, éste ha sido el que más me ha costado. Y no por la falta de inspiración, sino por dejar por escrito la visita sobrecogedora que hice a Auschwitz durante mi viaje a Cracovia el pasado mes de marzo. La cruda realidad del campo de concentración Auschwitz Birkenau es un episodio de la historia que jamás hubiera tenido que existir.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

El conocido letrero de Auschwitz “Arbeit macht frei”

De todos los apelativos que he escuchado sobre este lugar, el más acertado para mi es “la fábrica de la muerte”. Además, para las fotografías que hice durante la visita he creído conveniente utilizar un filtro de blanco y negro. Creo que el color no existía en un lugar tan fatídico.

De los más de 15000 campos de concentración y exterminio que se construyeron durante la Alemania nazi, Auschwitz Birkenau es el más conocido históricamente. Esto se debe a que fue el campo con mayor número de prisioneros, víctimas y crímenes; así como el campo con las dimensiones más grandes.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Enseres y objetos personales que se les requisaba a los prisioneros cuando entraban al campo

De sus cifras cabría reseñar que, entre los años 1940-1947 los nazis deportaron a Auschwitz 1,300.000 personas. De las cuales eran 1,100.000 judíos, 140.000 polacos no judíos, 23.000 gitanos, 15.000 soviéticos presos de guerra y 25.000 prisioneros de otras etnias. En este campo fallecieron 1,100.000 personas, de las cuales aproximadamente el 90 % fueron judíos. La mayoría de los asesinatos se hacían en las cámaras de gas con Ciclón B.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Paseando por lo que en su pasado fue la “fábrica de la muerte”

Campo Auschwitz I

Tras cruzar el sarcástico letrero de la entrada al campo, “Arbeit macht frei” (se traduce, el trabajo os hace libres), encontramos los pabellones de ladrillo rojo. Hoy en día convertidos en museo donde explica al visitante lo que allí aconteció.

En un principio Auschwitz se construyó con un propósito diferente al exterminio de los judíos. Solamente como campo de trabajo de prisioneros polacos para que fuesen sometidos a trabajos forzados. Pero con la decisión final de exterminar a los judíos, empezó la gran barbarie de la Humanidad. A medida que se van recorriendo los pabellones, vemos lugares repulsivos como el paredón de fusilamiento o el poste en el que se ahorcaban a aquellos que no obedecían las normas del campo.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Exterior de los barracones de ladrillo en Auschwitz

Después de visitar los barracones, fuimos al lugar más triste de todo el campo: la cámara de gas y crematorio. Muchos pensamos que, en las cámaras de exterminación el gas salía por unas duchas. Y esto es completamente falso. Las duchas existían, pero sólo eran decorativas para confundir a los prisioneros. Ya que, estaban engañados, y se les decía que iban a recibir una ducha para después rencontrarse con sus familiares. Los botes de ciclón B se echaba por unos agujeros. Y una vez la cámara cerrada, el frasco empezaba a emitir el gas… en cuestión de minutos  la gente se asfixiaba y moría. Justamente al lado de la cámara estaba el crematorio. Así los nazis optimizaban todos sus recursos.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Alambres y muros flanquean los barracones de Auschwitz

Barracones como museo

Los barracones de ladrillo rojo ahora se han convertido en museo y salas de interpretación. Al entrar en ellos, lo primero que percibimos son las nefastas y lamentables condiciones en las que sobrevivían. Las letrinas estaban una al lado de otra sin separación, y las duchas prácticamente eran de muestra, porque sólo había agua una vez al mes.

Auschwitz Birkenau

Zapatos de los prisioneros de Auschwitz

Recorriendo sus salas vemos los objetos personales que se les requisaba como equipaje, ropa, gafas,… se les despojaban de todas sus pertenencias. Además, cuando entraban se les rapaba el pelo, el cual después era utilizado por los nazis para realizar tejidos.

En los pasillos encontramos imágenes de prisioneros con las fechas de nacimiento, el día que ingresaron en el campo y el día que fueron ejecutados. En uno de esas imágenes encontramos al prisionero nº 18186, Joaquin Corteillo. El único español que figura en los archivos oficiales de Auschwitz que ingresó en el campo (18-07-1941) y fue asesinado (01-09-1942).

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Cacharros y utensilios de cocina usurpados a los prisioneros

Aparte de las tareas de conservación que tienen como museo, realizan funciones de investigación histórica, hacen conferencias y debates, y editan sus propias publicaciones. Se calcula que cada año visitan el campo medio millón de personas aproximadamente. Nos explicaba el guía que para ellos no tienen distinción entre temporada alta y baja. Porque siempre están hasta arriba de visitas.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Letrinas de los barracones de Auschwitz

Campo Auschwitz II- Birkenau

Tras la solución final acordada en la Conferencia de Wannsee en febrero de 1942, y el colapso de Auschwitz I, los nazis crearon un nuevo campo donde concentrar y asesinar a más judíos. Situado a tres kilómetros de Auschwitz I, levantaron este enorme campo con capacidad para más de 100.000 personas. En Birkenau construyeron más de 300 barracones de madera. Ya que, se tenían que edificar de manera rápida con la única finalidad de matar a los prisioneros.

Campo de concentración Auschwitz Brikenau

Vías por la que los trenes transportaban a los prisioneros hasta Birkenau

De Birkenau es conocida su entrada principal, que se le ha rebautizado como la Puerta de la Muerte. La cual es atravesada por las vías del tren que llegan hasta el centro del campo. Ya que, la mayoría de prisioneros eran transportados al campo de concentración en tren.

Campo de concentración Auschwitz Brikenau

Interior de los barracones de Birkenau, repleto de literas donde dormian los prisioneros

Si las condiciones en las que vivían los prisioneros en Auschwitz I eran inhumanas, en Birkenau todavía se agudizaban más.  Además de daño físico, también se les hacía deterioro psicológico. Por ejemplo, el jefe del campo les decía a los prisioneros recién llegados: “acabáis de llegar a un campo de concentración del que sólo hay una salida, a través de la chimenea del crematorio”.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Cercado del campo de Birkenau con sus torres de control

Con la denominada “solución final a la cuestión judía” en Birkenau instalaron 4 cámaras de gas con capacidad de asesinar a más de 7000 personas al día. Hoy en día la zona de las cámaras de gas y crematorios de Birkenau están en ruinas, ya que, fueron dinamitadas por los nazis antes de terminar la guerra, y así ocultar las pruebas de dicho genocidio.

Campo de concentración Auschwitz Brikenau

Pocos son los barracones de madera que hoy en día se sostienen en pie en Birkenau

Libros que nos acercan a conocer la historia de Auschwitz-Birkenau

Muchos son los relatos que acogen lo que ocurría en los campos de concentración y exterminio. Cuando viajo a lugares como éste, me gusta leer un poco sobre historias y relatos personales que allí acontecieron. No sé si por suerte o por desgracia, de Auschwitz hay bastante escrito, pero yo tengo mis preferencias:

Me encuentro en el corazón del infierno de Zalmen Gradowski

Fue escrito a modo de diario durante su estancia en Auschwitz Birkenau, y lo enterró cerca del crematorio antes de ser ejecutado en 1944, por ser uno de los cabecillas de la revuelta del Sonderkommando. Tras finalizar la guerra, el manuscrito es descubierto y en 1977 es editado. Este libro es como el diario de Ana Frank, pero escrito desde el mismo infierno. Gradowski escribió estos relatos entre 1942 y 1944. Como detalle, mencionar que fue deportado a Birkenau el 8 de diciembre de 1942, y ese mismo día su familia es gaseada.

Infancia en traje de rayas de Bogdan Bartnikowski

Es una autobiografía de la atrocidad que vivió en Birkenau cuando sólo era un niño de 8 años. Primero estuvo en el barracón infantil y luego fue trasladado a los módulos masculinos. En enero de 1945 es trasladado a Berlín –Blankeburg, y es liberado en abril de ese mismo año.

He sobrevivido para contarlo de Tadeusz Sobolewicz

Es un testimonio de un joven que fue prisionero de varios campos de concentración hasta el final de la II Guerra Mundial. Dentro de la atrocidad que vivió, tuvo la posibilidad de poder trabajar en una fábrica o en un hospital dentro de los campos, y así ir sorteando la suerte hasta su liberación. Es testigo de todo lo que sus ojos contemplaron y vivió en primera persona.

Mi abuelo me hubiera pegado un tiro de Jennifer Teege

Está escrito por la nieta del comandante del campo de concentración de Pazslow, Amon Göth. Tenía por costumbre matar a los prisioneros del campo a tiros con una escopeta desde el balcón de su villa como si fuesen pájaros. Dicho acto aparece en varias escenas en la película la Lista de Schidler. La nieta, de raíces latinas, descubrió por casualidad quien fue su abuelo cuando tenía treinta y ocho años, y en su libro narra la vida de su abuelo.

Si estáis interesados en comprar algunos de estos libros, los podéis encontrar en la librería Llorens de Alcoy. Lo que no hay en esta librería es porque no existe. Además tienen un trato cercano y de proximidad. Y lo más importante, hacen envíos a cualquier sitio de España.

Entrada y como llegar a Auschwitz Birkenau

El campo de concentración Auschwitz Birkenau se encuentra a una hora y poco en coche desde Cracovia (a unos 70 kilómetros de distancia). Se puede ir de diferentes maneras: con coche propio (o de alquiler), con bus público o con una excursión organizada.

Si se quiere ir en bus público desde Cracovia, se coge en la estación central de autobuses y sale cada 20 minutos. En el bus pone destino “Oświȩcim”, y la parada es Oświȩcim Museum, dejándote frente a la puerta de Auschwitz I. El bus cuesta 15 zl (unos 15 €). Es la opción más económica.

La entrada para visitar Auschwitz I y Birkenau por cuenta propia es gratuita. Pero es necesario reservar las entradas vía internet a través de su página web. La entrada se requiere para acceder sólo a Auschwitz, ya que, para Birkenau no es necesaria. En la misma web se ofrece la posibilidad de visitar el campo con guía. Esa posibilidad tiene un precio de 60 zl (+/- 15 €) por persona. De abril a octubre te condicionan a visitar el campo con guía, ya que, sacan muy pocas entradas para visitarlo por cuenta propia.

Hay que tener en cuenta que los campos de Auschwitz I y Birkenau no son el mismo emplazamiento. Uno del otro se encuentra a unos 3 – 4 kilómetros de distancia. Lo que hacen todos, tanto la gente que va por su cuenta como las visitas organizadas, es primero ir a Auschwitz I, y luego visitar Birkenau.

Campo de concentración Auschwitz Brikenau

“Puerta de la muerte” de Birkenau

Reflexiones sobre el campo de concentración Auschwitz Birkenau

Tras visitar hace unos años el campo de concentración y exterminio de Dachau (a las afueras de Munich), tengo que reconocer que el impacto que ha tenido Auschwitz Birkenau en mi no ha sido el mismo. Es cierto que este campo es el más importante en lo que se refiere a rigor histórico. Pero es como todo, la primera vez que se ve una cosa de esta índole te deja perplejo y te impresiona.

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Latas de Ciclón B, con las que se gaseaba y mataba a los prisioneros

De Auschwitz me ha sorprendido la construcción de obra de sus edificaciones. Ya que la primera impresión no parece que estemos en un lugar donde se acometieron tales atrocidades. Estamos acostumbrados a ver en documentales y películas los barracones de madera de los campos de concentración; pero no imaginamos que al principio los construían de ladrillo. Y fue a raíz de la “decisión final” cuando empezaron a construir los barracones de forma rápida.

campo de concentración Auschwitz Brikenau

Paredon de fusilamiento de Auschwitz

El propio campo se ha convertido en un Memorial. Además, en numerosos sitios de Auschwitz Birkenau se han levantado memoriales en recuerdo de aquellas personas que fueron perseguidas y asesinadas durante el Holocausto. Lo que allí aconteció fue terrible y muy duro de asimilar.

El campo de concentración Auschwitz Birkenau fue liberado por el ejercito soviético el 27 de agosto de 1945. Dicha fecha fue escogida por las Naciones Unidas como el Dia Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. El cual en Auschwitz uno tiene una ceremonia solemne frente al paredón de fusilamiento -también conocido como el Paredón de los Caídos-con una ofrenda floral.

campo de concentración Auschwitz Brikenau

Placa en recuerdo a las víctimas del Holocausto. Escrita en sefardí antiguo

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Deja un comentario

Síguenos en Instagram!