Con la llegada del buen tiempo la mejor manera de descubrir Londres es callejeando. Y para ello os sugiero un paseo que siempre realizo cuando visito Londres. Se trata de un itinerario bordeando el río Támesis desde la City hasta Southwark.

Se sale desde la estación de metro Bank. En esta plaza encontramos el banco de Inglaterra y el edificio The Royal Exchange, que en su interior alberga un shopping mall de tiendas exclusivas.

Luego se anda por Poultry St. y Cheapside St. hasta llegar a St. Paul Cathedral, donde buscaremos el sur hasta llegar a la calle peatonal Peter’s Hill donde se continúa para cruzar el Millenium Bridge y encontrar de frente el edificio del Tate Modern Museum.

Este museo de arte contemporáneo tiene varias exposiciones permanentes y son gratuitas. Además tiene exposiciones temporales con previo pago pero, a no ser que estéis muy interesados, recomiendo visitar las exposiciones permanentes y poder disfrutar del propio edificio, ya que, se trata de la antigua central de energía de Bankside. La cual cerró en 1981 y fue reconstruida por los arquitectos suizos Herzog & de Meuron en el año 2000.

Siguiendo con el paseo, se sale por la misma puerta del museo que se ha entrado y se tuerce a la derecha por Bankside -calle peatonal- que bordea el río Támesis. En este lado del río se tienen unas excelentes vistas de la zona financiera de Londres y su skyline.

Londres, paseo primaveral al atardecer

Londres, paseo primaveral al atardecer

A la derecha se encuentra el Shakespeare’s Globe. Una recreación del teatro donde William Shakespeare interpretaba sus obras. Sin dejar esta calle, se continúa caminando por Bankside y poco a poco se va adentrando en la zona de Southbank. Los edificios de adoquines empiezan a aparecer. Antiguas fábricas y almacenes son ahora oficinas y tiendas comerciales. Serpenteando entre Bankside y Clink St. se tropieza de cara con la recreación del galeón Golden Hinde II de sir Francis Drake. Se sigue por Cathedral St. hasta llegar al Borough Market -un lugar fantástico para comer o comprar comida delicatesen-. Luego se prosigue por St. Thomas St. hasta llegar a la torre Shard. Aquí hay varias opciones para visitar este edificio y admirar sus vistas. Os recomiendo que busquéis una puerta lateral que hay cerca de la entrada principal -en la que seguro veréis gente haciendo cola-. Este es el acceso a los varios restaurantes. Se puede subir a uno de ellos y tomar una copa mientras se admiran sus vistas sobre la ciudad.

Este paseo es ideal hacerlo al atardecer, pero si se realiza por la mañana o a mediodía, se puede continuar cruzando el puente de la Torre de Londres, de donde se tienen unas fantásticas de la Torre y del Támesis. Una vez al otro lado del río se encuentra St. Katharine Docks. Un rincón pintoresco que nos recuerda a los muelles de finales del siglo XIX, y que va acorde con la arquitectura de Southwark. Se puede dar un paseo por sus muelles y canales, e ir a uno de sus restaurantes a comer. Recomiendo el Dickens Inn, donde se puede disfrutar de una amplia carta, desde pizzas a carnes al grill.

Espero que disfrutéis con este paseo a orillas del Támesis!!!

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Un blog donde colecciono mis vivencias y experiencias. Resultado de la ilusión y del esfuerzo nace este espacio en el que comparto pasiones y aficiones: viajes, arte, cultura, tendencias, moda, gastronomía, caprichos…

Deja un comentario

Síguenos en Instagram!